Costumbres y Tradiciones Rusas


SONRISAS Y LA MANERA DE SER: la gente rusa sonríe solamente cuando ve o saluda a una persona conocida, o está coqueteando, o realmente le divierte algo o está muy alegre. Los rusos no sonríen por la cortesía o a la gente desconocida, y no hay que tomárselo mal, no significa que están enfadados, simplemente es la costumbre social. Algunos rusos pueden parecer demasiado reservados, cautelosos o fríos con desconocidos (también son así entre ellos mismos, no es solo con extranjeros). Pero cuando se conocen mejor, pueden ser extremadamente abiertos, amistosos y generosos con sus nuevos amigos.

REGALOS: si tiene amigos rusos, es muy importante felicitarles en las fiestas, hacer pequeños regalos: flores y cajas de bombones de chocolate a las mujeres, dulces a los niños. Hacer regalos es una tradición fuerte a la cual se da mucha importancia, como entre la familia, tanto en el trabajo, entre amigos y conocidos, y sobre todo en relaciones de pareja. Sus amigos rusos probablemente le harán algunos (o muchos) regalos, que hay que aceptar para no ofender.

LAS MATRIOSKAS: son muy conocidas por su tradición en Rusia, de hecho es compra obligada para quienes visitan el país. Pero el concepto de guardar objetos dentro de otros similares sí que se sostenía en Rusia, como por ejemplo los huevos de Pascua.
Las primeras matrioskas surgieron en 1890 y fue Sergei Maliutin, quien inspirado por las muñecas japonesas las adaptó a su estilo. Sergei era un pintor artesano, así que no dudó en fabricarlas en el taller de juguetes de Vasiliy Zcezdochkin, y pintadas por él surgieron las primeras matrioskas.

Las muñecas fueron presentadas a un concurso de juguetes y ganó la medalla de bronce, a partir de entonces las matrioskas se hicieron tan populares por todas las ciudades y pueblos que hicieron en cada lugar su propia versión, comercializándose por todo el país con mucho éxito.

El material empleado para fabricar las muñecas rusas es la madera, generalmente la madera de tilo, porque es más ligera para trabajarla y que no resulten muy pesadas. Se van tallando desde la menor a la mayor, ya que de este modo la medida de la siguiente es más fácil de deducir. La pequeña es la única pieza maciza y las otras son huecas y divididas en dos partes para que al abrir surja la siguiente, formando un efecto óptico espectacular. Después de la talla de todo el conjunto se procede al pintado de cada una.

VISITAR UNA CASA: si Ud. está invitado a una casa rusa, es normal y es de "buena educación" llevar algún regalo. Lo más común y normal es un ramo de flores para la dueña, por ejemplo, para primera visita de un invitado. Para cualquier otra ocasión, se puede llevar una tarta (tort en ruso), una caja de bombones de chocolate, otras cosas dulces (en cualquier tienda las hay muchísimas para elegir), una botella de buen vino o licor, o una caja bonita de algún té especial. La bebida o los dulces que lleva serán consumidos entre todos en la misma comida y su atención será muy apreciada. Entrando en una casa o un apartamento, la gente quita los zapatos y se pone unas zapatillas para estar por casa. No se sorprenda que al entrar, no le dejarán pasar adelante sin quitar los zapatos y poner las zapatillas, que le prestarán los dueños. Esto se hace para no ensuciar el suelo de la casa con la suciedad de la calle. A un invitado casi siempre le invitarán a comer, o por lo menos compartir un té o café (siempre acompañado de gran cantidad de dulces, tartas, pasteles, pastas y bombones). El té es la bebida más popular rusa y prácticamente todos lo toman muchas veces al día, en casa, en el trabajo, viajando, etc.

FLORES: regalando flores en Rusia o a los rusos, siempre debe ser el número impar de ellos (1, 3, 5, etc.) porque se considera que los números pares se regalan solo para un funeral o los muertos. Los rusos pueden entender que Ud. no conoce esta tradición, pero mejor evitarlo porque puede dar mala impresión a la gente más supersticiosa. La tradición de regalar flores es muy fuerte, y por ejemplo, venir a una cita romántica con una mujer sin entregarle flores puede ser entendido por ella como una falta de atención, respeto o incluso una ofensa. Las flores se venden en muchos sitios, al lado de cualquier estación de metro hay paradas de flores. También se regalan flores para un cumpleaños, y los niños los regalan a los maestros el día de 1 de Septiembre, cuando empiezan las clases en los colegios o escuelas.

FIESTAS EN RUSIA: la fiesta más importante en Rusia es el Fin de Año (1 de Enero). Se celebra a lo grande y tiene muchas tradiciones.

Otra fiesta importante es el 8 de Marzo (El Día Internacional de la Mujer). Este día todos los hombres regalan flores y otros obsequios a todas las mujeres que les rodean.
Un poco antes (23 de febrero) se celebra "el Día del Defensor de la Patria", cuando las mujeres felicitan y hacen regalos a los hombres.
La Navidad ortodoxa es 6/7 de Enero. La Navidad católica (25.12). No se celebra, es un día laboral cualquiera y las fiestas de Fin de Año empiezan a partir de 31.12.
Otras fiestas estatales: 1 de mayo: Fiesta de la Primavera y del Trabajo, 9 de mayo: Día de la Victoria (se celebra con espectaculares desfiles militares y de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial), 12 de junio: Día de Rusia, 4 de Noviembre: Día de la Unidad del Pueblo.
El cumpleaños de una persona también es una fiesta importante en Rusia, que se celebra en casa y en trabajo, con una comida festiva y regalos.
El día de San Valentín (14 de febrero, "el día de los enamorados") se celebra bastante, sobre todo entre la gente joven, de la misma manera que en otros países.

Los nombres rusos femeninos más comunes son (con sus diminutivos, que se usan muchísimo en las conversaciones informales): Tatiana (Tanya), Olga (Olya), Elena (Lena), Svetlana (Sveta), Irina (Ira), Ekaterina (Katia), Anna (Anya), María (Masha), Natalia (Natasha), Anastasía (Nastia), Marina.
Los nombres masculinos más frecuentes son: Sergey (Seriozha), Alexandr (Sasha), Alexey (Liosha), Andrey, Vladímir (Vova, Volodia), Mijaíl (Misha), Dmitry (Dima), Nikolay (Kolia), Yuri (Yura).

Apellidos rusos. Según un estudio especial realizado hace poco, donde se han determinado 250 apellidos rusos más típicos, 20 apellidos más frecuentes en toda Rusia son (según popularidad): Smirnov, Ivanov, Kuznetsov, Popov, Sokolov, Lébedev, Kozlov, Nóvikov, Morózov, Petrov, Vólkov, Solovióv, Vasíliev, Záitsev, Pávlov, Semiónov, Gólubev, Vinográdov, Bogdánov, Vorobiov. Para transformar un apellido masculino típico ruso (uno que se acaba con "-ov", "-ev", "-in"), a un apellido femenino, se añade la letra "a" final, y serán Kuznetsova, Ivanova, Petrova, Vólkova, etc.
Patronímicos. Aparte del nombre y apellido, todos los rusos tienen un "patronímico" (ótchestvo), que es un derivado del nombre del padre de una persona y va despues del nombre propio. El patronímico se produce normalmente (hay excepciones para algunos nombres) al añadir el sufijo "-ovich" o "-evich" (para hombres) y "-ovna" o "-evna" (para mujeres) al nombre del padre. Por ejemplo, si el padre es Iván Petrov, la híja sera Olga Ivánovna Petrova, si el padre es Sergey Popov, el hijo será Vladímir Sergéevich Popov, etc.
Al casarse, la mayoría (75%) de las mujeres rusas normalmente toman el apellido del marido (transformado a la manera femenina), y luego este apellido pasa a los hijos. Pero no es obligatorio y algunas mujeres (aprox. 25%) no cambian el apellido. También, el marido puede tomar el apellido de su esposa, la ley es absolutamente igual en estos casos (aunque esto se hace en muy pocos casos). Los hijos pueden tener cualquier apellido según el deseo de sus padres, pero normalmente es el del padre. Al divorciarse, la mujer puede dejar el apellido del marido o volver al apellido de soltera. Si se casa otra vez, puede cambiar o no el apellido de nuevo, etc. En realidad, por la ley, cualquier persona rusa tiene derecho a cambiar su nombre y apellido a cualquiera en cualquier momento, si estos no le gustan por alguna razón.

SUPERSTICIONES RUSAS: Los rusos son bastante supersticiosos y por eso existen muchas tradiciones y rituales "raras" para un extranjero. Si uno entra en contacto con los rusos, tarde o temprano va a notarlo, y por eso está bien saberlo antemano. Aquí están solo las supersticiones más populares y típicas, antes existían muchas más, pero se han ido olvidando.

• Pisar el pie. Si uno por casualidad pisa el pié de alguien, otra persona también debe pisar el pie del que le ha pisado, flojito. Si no lo hace, se piensa que estas personas se discutirán. Es una superstición muy típica.

• Volver es un mal augurio. Si uno sale de casa, y recuerda que ha olvidado alguna cosa, no hay que volver, esto va a traer mala suerte. Pero, si uno quiere volver a toda costa, debe mirarse al espejo en casa, antes de salir otra vez. Esta tradición es muy común.

• Saludos. No se puede saludarse ni despedirse con la mano estando 2 personas situadas entre el marco de una puerta, o sea, uno dentro de la casa y otro en el pasillo.

• No se puede pasar dinero de mano a mano directamente, para tener dinero en futuro. Hay que ponerlo en algún sitio y la otra persona lo cogerá de allí. Por cierto, en las tiendas rusas en las cajas hay un platillo especial para poner el dinero y la cajera lo recoge del platillo y se pone también el cambio.

• No se puede silbar dentro de la casa, porque si esto se hace, en esta casa no habrá dinero.

• En las reuniones o comidas, una chica no tiene que sentarse en la esquina de una mesa. En el caso contrario, no se casará durante 7 años.

• La sal derramada - habrá un escándalo en la familia. Esta tradición viene de los tiempos muy antiguos, cuando la sal era muy escasa y cara y su derramo para las familias campesinas significaba un golpe financiero.

• Si una mujer ha puesto demasiada sal cocinando algún plato - está enamorada.

• Si se rompe la vajilla - trae suerte.

• Si uno tiene hipo - alguien está acordándose de él.

• No se pueden dejar botellas vacías sobre la mesa - para que la mesa de esta casa no esté "vacía" en futuro. En una comida, cuando una botella se acaba, enseguida la retiran desde la mesa.

• Un gato negro cruza el camino - muy mal augurio.

• Si uno está explicando que otra persona ha tenido un trauma (por ejemplo, se le ha roto un brazo), no tiene que enseñarlo sobre su propio cuerpo, para que a él mismo no le pase esto. Si por casualidad lo hace, otros le dirán: ¡no lo enseñes sobre ti mismo!

• Si uno por casualidad se encuentra entre dos tocayos, puede pedir un deseo.

• Si uno pasa por debajo de un puente en el momento en que encima de este puente pasa un tren, puede pedir un deseo.

• Antes de hacer un largo viaje, para que vaya bien, todos se sientan por un momento (se llama "nos sentamos antes del camino").

• Si se regala un gatito u otro animal, hay que recibir alguna cantidad simbólica de dinero a cambio, para que el animal viva bien con su nuevo dueño.

E-mail Imprimir PDF
~ Centro Cultural M.G ~