Conjunto "Kalinka"

El orgullo del Centro Cultural Máximo Gorki de San Javier es un grupo de danza llamado "Kalinka". En general, la danza y la música de Rusia, junto con la lengua de sus padres y abuelos han servido tradicionalmente como una especie de "tarjeta de visita" a su ciudad.
En los años difíciles después de la llegada de los inmigrantes, al terminar el trabajo, para olvidarse de todas las dificultades y problemas, el baile con los sonidos del acordeón, el festival, la danza (por ejemplo, Cracovienne) eran una especie de "programa obligatorio".
El primer estudio de danza en San Javier llegó en 1943 con el Centro de la Juventud Eslavos. Curiosamente, se componía principalmente de hombres jóvenes que bailaban al son del acordeón, por lo menos en virtud de la balalaika. El primer director del estudio fue Simoglyad Huang, representante de la segunda ola de inmigrantes. Gran contribución al equipo de desarrollo ha hecho la coreógrafa Victoria Tomina especializada en ballet clásico. Ella vino de Rusia a trabajar en el Centro Cultural Maximo Gorki de Montevideo, pero hizo arreglos para trabajar periódicamente en San Javier. Desde 1950, llegó allí una vez al mes durante tres días (viernes, sábado y domingo). Las clases se prolongarón durante tres horas al día, la primera hora se dedicaba por completo a la gimnasia y el ejercicio de máquina. El resto de las clases eran dictadas por Gladys Zabalkina , a veces, llegaba Valentín Benenshteyn, tocando el acordeón. Con Sarah desde muy joven trabajó Bidenko quien debutó como maestro, cuando tenía tan sólo 15 años de edad. Lo curioso es que cuando una chica no tenía suficientes pares, Sara misma estaba cambiando el niño y realizó la "parte masculina".
Los trajes de baile primero fueron traídos de Montevideo, y más tarde la gestión del Centro comenzó a comprar telas y a coser los trajes para sus bailarines. Los zapatos los hicieron garganta Basilio.
El repertorio del conjunto de danzas folclóricas eran diferentes, incluyendo Jopak, danza gitana, "Dos guitarras", "abedul", "bailar con la espada", cosaco, "marineros", "Arcanos", "Troika". Al pasar los años, se formo la tradición de celebrar el Año Nuevo junto con la unión de los participantes que fueron de Santa Claus. Durante este día de fiesta, los niños vestidos con trajes típicos, fueron llevados a bailar alrededor del árbol de Navidad (por falta de árboles en Uruguay, su "papel" realizado pino).
En los 60-s las clases de conjunto las llevaban a cabo Gladys Zabalkina, Katja Hlyakina, Olga Gurin. Acompañado Juan Bidenko, Lalo Leiba, Raúl Anyasko, Héctor Coleman y Jorge Gurin.
En 1970, el grupo recibió su nombre actual - "Kalinka". Lo inventó el Comité Juvenil del Centro Cultural de Maximo Gorki (comité encabezado por el bailarín Alberto Semikin). Tres años más tarde, María y Anna Zabalkina Semikina empezar a organizarse sobre la base de "Kalinka" escuela rusa de danza, diseñada para niños, jóvenes y adultos. El conjunto ha trabajado en estrecha colaboración con las escuelas y liceos de San Javier, diversos organismos de las ciudades de Paysandú, Young, Salto, Fray Bentos, Mercedes, Montevideo, y varios mas… han participado en eventos organizados por las autoridades del departamento de Río Negro y las asociaciones de compatriotas de la capital uruguaya.
En los años de dictadura militar, cuando las autoridades uruguayas prohibieron las actividades del Centro, se disolvió el conjunto. En 1985, el Centro se reabrió, pero en el conjunto "Kalinka" no había un traje, o un acordeón, o zvukoapparatury; sólo una escena y un fuerte deseo de reanudar las clases de baile en el que los participantes veían una forma de preservar la cultura de sus antepasados. El conjunto al principio sólo tenía 12 niños/as, con el trabajo de Ana Semikina y José Erramuspe. En 1990, se retira, la profesora Olga Gurin. Desde 1993, la danza, una vez más esta dispuesta por Ana Semikina y José Erramuspe, tocando el acordeón Jorge Gurin.
En 1996, con el grupo más joven comienza la maestra Elena Hlyakina, que estudió dos años en Moscú. Cuatro años más tarde se convirtió en jefe del equipo.
En 1997, fue la primera vez que el conjunto recibe asistencia financiera del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay en el marco de apoyo a la danza nacional.

En 1999, por razones diversas, el conjunto se ha mantenido sin instructor, Valeria Erramuspe y Dayan Kochubei se encargarón de la realización de clases de las niñas del grupo de alto nivel -.
En 2005, el conjunto "Kalinka" participa en el Festival Iberoamericano de la danza, y brinda conciertos en las ciudades de Mercedes, Fray Bentos, Montevideo, Paysandú, Salto y Maldonado. Al final del festival el conjunto consigue el primer premio a la mejor coreografía y numerosos diplomas. Elena Hlyakina se llevo el primer lugar entre los líderes de los grupos de danza que participaron en el concurso.
Después de su muerte en abril de 2007, Helena Hlyakinoy, quien dedicó muchos años de su vida en trabajar con "Kalinka" , la dirección del conjunto que dirige a sus alumnos - Claudia Sbres, Verónica Betancourt y Patricia Zagorodko. Ese año mismo, la embajada de Rusia en Uruguay es la organización de viaje a San Javier Honrado trabajador de la cultura de Rusia, jefe de grupo infantil de danza "Gota de Rocío" (Voronezh) NP Tarasenko, lo que plantea varias danzas cada grupo de edad "Kalinka". En 2008, NP Tarasenko comienza de nuevo con las obras en San Javier. Ella trae a 20 miembros del los capitanes de coser Voronezh para los trajes tipicos.


En octubre de 2009, durante una visita a San Javier la delegación integrada por el Presidente de la Fundación en apoyo de los compatriotas de Oka Franja T. y el jefe de la casa editorial "El ruso DV siglo Savchenkova, así como diplomáticos de la Embajada de Rusia en Uruguay, llevó con el Embajador de SN Koshkin como un regalo a "Kalinka" se entregó un conjunto de zvukoapparatury moderna.
En la actualidad, el director artístico del conjunto es la profesora Anna Semikina.
Cuando el "Kalinka" de San Javier viaja a otras ciudades, comienza con sus danzas folclóricas rusas y ucranianas el público saluda con deleite y una lluvia de aplausos, con lágrimas en los ojos por las abrumadoras emociones ... Tal éxito no viene fácilmente, es el resultado de largas horas de ensayos.
Creemos que hoy, después de 96 años después de la formación de San Javier, sus fundadores habrían quedado mas que satisfechos con la forma en que sus descendientes mantienen y preservan la danza y las tradiciones musicales de su patria lejana.

Texto extraído del libro "Los Rusos en Uruguay: Historia y Contemporaneidad"

E-mail Imprimir PDF
~ Centro Cultural M.G ~